Lo que el bricolaje separa, lo une la Navidad

Campaña navideña de Leroy Merlin

¿Habéis visto la nueva campaña de Leroy Merlin? Bajo el nombre de «La pared que compartimos» propone la reconciliación con tu vecino por las disputas que hayas podido tener por culpa del bricolaje.

La convivencia suele ser un tema complicado sin importar el territorio en el que estemos. Sin embargo, cuando hablamos de vecinos, puede resultar un tema aún más delicado. De hecho, en España, muchas de las disputas de este tipo se corresponden a situaciones que involucran desde animales domésticos, suciedad y malos olores, hasta una broca, martillo y taladro. Y es que el exceso de ruido -entre otros problemas- que puede ocasionar un proceso de reforma u obras puede llegar a ser bastante incómodo para quienes nos rodean.

Leroy Merlin, es consciente de su cuota de responsabilidad a la hora de hablar de este tema: asumimos el ruido, pero inspiramos al vecino, sin duda alguna, a mejorar su casa… Allí comienza la felicidad y sabemos que el resultado de este pasajero incordio, es una casa mejor. Por eso, en estas navidades, lanza una campaña que propone la reconciliación con tu vecino sin importar de qué lado de la pared estés. Finalmente, todos hemos sido alguna vez el vecino ruidoso ¿no? Así lo demuestra el increíble spot digital que ha realizado la marca.

¿Sabías que muchas de las disputas que existen entre vecinos en España se deben a la realización de tareas de bricolaje?

“La pared que compartimos” cuenta una historia centrada en una de las situaciones más cotidianas entre vecinos. Por ejemplo: una mudanza, la puesta a punto de un hogar nuevo y unas obras en una casa. Julián y Clara, dos nuevos vecinos cuyos pisos están pared con pared, entablan una complicada relación a través del bricolaje. Clara se acaba de mudar de casa con todas las maniobras que eso conlleva. Desde taladrar la pared para colgar cuadros y mover muebles, hasta colocar estanterías. Todo ello sin ser muy consciente de las molestias que ocasiona a su vecino.

Campaña navideña de Leroy Merlin

Por su parte Julián, su vecino escritor ávido de silencio y tranquilidad para realizar correctamente su trabajo, ve alterada su rutina por esos ruidos. Además, descubre por azar, que su suelo no está en tan perfecto estado como cree.  Así, decide cambiarlo por sí mismo produciendo también ruidos que molestan a su vecina en sus momentos de descanso. En definitiva, una situación cotidiana con la que cualquiera puede sentirse identificado.

Leroy Merlin reconoce en esta valiente campaña que el bricolaje “molesta” y asume que es algo que, antes o después, se vive en todas las casas donde hay una época de reformas. Y en esta ocasión será la Navidad la encargada de calmar los ánimos a través del mágico momento de la decoración navideña: lo que el bricolaje separó, que la Navidad lo una. Además, la marca utiliza esta pieza también para mostrarnos su manera de entender la decoración navideña, muy personalizable y adaptada a la realidad de los hogares españoles y sus necesidades.

¿Qué os ha parecido la campaña? ¿Vosotros también habéis tenido alguna vez problemas con los vecinos al hacer vuestros trabajos de bricolaje?