Alojamientos para perros contra el abandono en vacaciones

Aunque cada vez son más los establecimientos turísticos (hoteles, apartamentos, casas rurales) que admiten perros, no siempre resulta fácil viajar con nuestras mascotas. Por eso, del mismo modo que planificamos con antelación nuestras vacaciones, también debemos planificar con tiempo las vacaciones de nuestra mascota.

Alojamientos contra el abandono

Se calcula que la población canina en España se sitúa en torno a los 6,1 millones de perros según datos de la Fundación Affinity, y que en uno de cada cuatro hogares españoles vive un perro, según el Estudio General de Medios correspondiente a 2017. La previsión indica que este verano cerca del 2% de ellos serán abandonados. Ante esta realidad, Snau, plataforma online de servicios para perros, ofrece más de 2.000 alojamientos donde cuidar a estas mascotas durante el periodo vacacional de sus dueños.

“Nuestros cuidadores, o snauers, son la mejor alternativa para que estas familias puedan disfrutar tranquilas de su estancia vacacional mientras sus perros se quedan en un entorno familiar y amigable donde encontrarán todo lo que necesitan para sentirse felices hasta que sus amos regresen”, asegura Dado Díez, CEO y cofundador de Snau.

Por un precio de 15 euros/día, y de 105 euros por semana completa, Snau garantiza la disponibilidad de una casa de acogida en la que el perro se alojaría en ausencia de sus dueños. Para ello, es necesario registrarse en la plataforma y plantear las fechas en las que se desea solicitar el servicio de alojamiento. El cuidador contacta con el propietario personalmente para conocerles a él y a su perro, y éste puede decidir si es el adecuado con la seguridad y confianza de saber quién cuidará de su perro.

Para garantizar la calidad del servicio los cuidadores han pasado un proceso de preselección. En cuanto al alojamiento, la selección se lleva a cabo pensando en las necesidades y características de cada perro. El cuidador se hace cargo de la recogida y entrega del perro en su domicilio, y durante la estancia envía a sus dueños fotos y mensajes diarios para informarles acerca de su estado.