Duelo gestacional y perinatal, aprender a despedirse

Duelo gestacional

Despedirse de alguien nunca es algo sencillo. Puede que hayas tenido que hacerlo porque un buen amigo ha cruzado medio mundo por trabajo o por amor o, quizás, porque alguien a quien quieres tiene activada la cuenta atrás por una enfermedad. Cada persona vive de una manera completamente diferente las despedidas pero, ¿cómo aceptar un adiós permanente de alguien que ni ha tenido la oportunidad de llegar a nacer? ¿Cómo superar perder a tu bebé cuando ha formado parte de ti durante tantos meses?

El duelo gestacional y perinatal
comprende esos complicados momentos por lo que pasa una madre cuando sufre esa perdida, ya sea durante el periodo de gestación o en el momento del parto. Para poder comprender lo que se llega a sentir, por desgracia, hay que pasar por ello. Verónica Vázquez, psicóloga-psicoterapeuta y directora del “Centro VIVE” en Burgos, conoce de primera mano los altibajos por los que pasan esos padres y cómo conseguir superarlos poco a poco (que no olvidarlos). Sus palabras son la mejor prueba de que se puede salir de esta situación. A continuación, os dejamos con sus consejos para afrontar ese duelo:

Duelo gestacional y perinatal

La primera vez que escuché estos términos, no tenía ni idea de la diferencia entre ambos. Para mí, cualquier término que se refiriera a la pérdida de un bebé significaba dolor. Dolor profundo y en muchas ocasiones silencioso.

Para las personas que hemos vivido una pérdida de esta magnitud, la vida cambia repentinamente y todo tiene un matiz distinto. Desde el momento en que sabemos que vamos a ser madres o padres, una ilusión desbordante se apodera de nosotros y nosotras llenándonos de amor, expectativas y, a veces, miedos.

En nada se compara el miedo que sentimos cuando recibimos la noticia de que algo va mal. Recuerdo las náuseas, el hormigueo en la piel, el sentimiento de estar flotando como si estuviera en un sueño, y el desconcierto de cómo después de escuchar esas palabras del médico, nuestra vida, nuestros sueños y nuestros planes, habían cambiado para siempre.

El poder del grupo

Como terapeutas, nos mantenemos en constante formación y trabajo personal. Recuerdo esa ocasión en que decidí trabajar frente al grupo la despedida de mi pérdida, la despedida de mi bebé.

El permitirme expresar la profunda tristeza, el miedo, el dolor, hasta llegar a sentir genuinamente la gratitud a esta criatura por haber venido a estar ese periodo de tiempo conmigo, ha sido uno de los ejercicios más hermosos y liberadores de mi vida.

Desde ese momento he avanzado en la formación para poder acompañar a otras madres y padres a expresar sus sentimientos en ambientes contenidos, de mucho respeto, empatía y cuidado. Además de dar charlas y talleres cortos para difundir lo que es el duelo perinatal y gestacional y los beneficios que tiene el poder expresar lo que sentimos en compañía de personas que comprenden la pérdida y el dolor.

Es importante recordar a esos bebés que no pudieron nacer, o que nacieron y se marcharon pronto de nuestras vidas. Honrándolos a través de la expresión de nuestros sentimientos, podremos recordarlos por siempre con una sonrisa y amor en nuestros corazones.

Si has pasado por un momento así o conoces a alguien que lo esté lo pasando y necesite un pequeño impulso, el próximo 24 De Noviembre hay una charla, “Pequeñas Almas”, en el instituto Galene Vizcaya (Bilbao) bajo inscripción previa. Para más información, entra en Galene Vizcaya (Marina Manchón – 671 79 34 52) o en Centro Vive Burgos (Verónica Vázquez – 650 222 593)