Cinco consejos para mejorar la dermatitis atópica

  • Los bebés con poca exposición a los gérmenes tienen más probabilidad de desarrollar esta enfermedad
  • Evitar la calefacción o el uso de alfombras también es recomendable para reducir los síntomas

Hoy lunes 27 de noviembre se celebra el Día de la Dermatitis Atópica, una enfermedad que se manifiesta en la piel a través de enrojecimiento, picor, irritación, descamación, sequedad o humedad. “En algunos casos, se llegan a formar pequeñas ampollas y heridas por rascado, con costras que pueden empeorar si se infectan”, explica Mónica García Bodini, bioquímica y fundadora de Green Frog, compañía española que elabora y comercializa cremas y jugos de aloe vera ecológico.

Más del 10 por ciento de la población española sufre de dermatitis atópica, con un crecimiento acelerado en la población infantil, según datos expuestos en el XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica. Además, los casos se han triplicado durante los últimos años.

Enfermedad de origen alérgico

“La palabra ‘atópica’ hace referencia a la “atopia” o reacción anormal de hipersensibilidad frente a diversos alérgenos. Por ello, el término refiere que este tipo de dermatitis tiene un origen alérgico”, explica la experta.

Aunque es necesario seguir el tratamiento establecido por el dermatólogo, hay otra serie de recomendaciones que pueden mejorar los síntomas de esta afección. Green Frog te cuenta cinco de ellos:

  1. Evita el exceso de higiene. Según diversos estudios, las personas que durante su niñez tuvieron un exceso de higiene y poca exposición a los gérmenes tienen más probabilidades de desarrollar más enfermedades atópicas. Por esta razón, y con el objetivo de no debilitar su sistema inmune, es recomendable no sobreproteger a los niños.
  2. Controla tu alimentación. Dado que la dermatitis atópica tiene un origen alérgico, este puede estar causado por algunos alimentos. Entre los más frecuentes están el cacao, los productos lácteos o los frutos secos; sin embargo, es conveniente que apuntes qué consumes y saber qué alimentos coinciden tus brotes.
  3. Cremas naturales. Muchos pacientes de dermatitis atópica utilizan cremas para mantener su piel hidratada, pero algunas de esas lociones suelen contener químicos que empeoran la enfermedad. Este es el motivo por el que los expertos aconsejan el uso de cremas cuyos componentes sean naturales. Las cremas Vera Green, por ejemplo, se elaboran a base de aloe vera 100% BIO e incluyen otros componentes como el kudzu, la chía o el gingko biloba. Sus propiedades antisépticas, hidratantes o antiinflamatorias, entre muchas otras, ayudarán, sin duda, a reducir las molestias de la dermatitis atópica.

“Además de cuidarse por fuera, también es importante hacerlo por dentro. Por ello, también recomendamos la ingesta de jugo de aloe Green Frog. Beber 50ml entre una y tres veces diarias es un complemento ideal a las cremas”, señala Mónica García Bodini.

  1. No utilices determinados tejidos. Los tejidos naturales como el algodón o el lino son los más adecuados, evitando otros como la lana o las fibras sintéticas. Tampoco es conveniente el uso de moquetas y alfombras, ya que acumulan ácaros que pueden ser causantes de la dermatitis atópica.
  2. Duchas con agua tibia. El agua excesivamente caliente puede empeorar los síntomas. Así, se recomienda tomar baños de agua tibia y, después, secar la piel a pequeños toques, en lugar de frotando con la toalla.

Con el otoño llegan también las bajadas de temperaturas e, igual que no se recomiendan las duchas con agua demasiado caliente, tampoco es bueno exponerse a la calefacción de forma continuada debido a la sequedad que provoca.

“Nunca debemos dejar de seguir los consejos de nuestro especialista, pero sí que es conveniente incluir en nuestro día a día una serie de pautas complementarias que ayuden a mejorar los síntomas y molestias provocadas por la dermatitis atópica”, concluye Mónica García Bodini.