Cómo ahorrar energía y dinero con los electrodomésticos Beko

Cómo ahorrar energía y dinero con los electrodomésticos

En Beko os queremos dar unos sencillos consejos para ahorrar energía y dinero con el consumo de los electrodomésticos.

La vuelta a casa después de un período largo de ausencia como las vacaciones pueden suponer un gasto extra.

  • Seguir los consejos de los fabricantes puede suponer un ahorro anual en la factura de la luz de un 50%.

Llega septiembre y con él la vuelta a la rutina diaria. Después de las vacaciones, y de tener la casa vacía durante semanas, volvemos y una de las primeras cosas que hacemos es ir al supermercado para llenar de nuevo el frigorífico. Lo que muchos no saben es que un hecho tan cotidiano como este puede suponernos un gasto extra en la factura de la luz. Es importante, sobre todo en las épocas en las que venimos de períodos largos de ausencia en casa, sigamos una serie de pautas de uso para optimizar al máximo el uso de los electrodomésticos y, de esta forma, ahorrar energía y dinero.

Los electrodomésticos que más consumen en una casa son el frigorífico (30,6%), la lavadora (11,8%) y el horno (8,3%)

Uno de los electrodomésticos que usamos a diario, y también el que más consume en nuestro hogar (un 30,6% del consumo de la electricidad) es el frigorífico. Desde Beko, nos proponen seguir unos consejos prácticos y fáciles para poder ahorrar hasta un 50% de la factura anual de la luz.

Por ejemplo, es conveniente aprovechar el momento de abrir el frigorífico para introducir diversos productos a la vez y dejar que el aire frío circule, es decir, si apilamos todos los productos al fondo, habrá menor circulación del aire y por lo tanto tendremos más diferencia de temperatura y peor conservación de los productos.

Es fundamental asegurarse que la puerta quede bien cerrada para evitar que el motor trabaje demasiado. Otro consejo importante es situar el frigorífico en una zona ventilada, lejos del calor de otros electrodomésticos y de la luz. Es primordial dejar ventilación por detrás del frigorífico. Por eso la mayoría de los frigoríficos, como los de Beko, disponen de unos pequeños medidores del tamaño de tres dedos, la medida estándar, que es la que nos va a permitir la ventilación adecuada, además de la ventilación superior o lateral.

En cuanto al congelador, es importante que cuando vayamos a comprar lo preparemos para poder congelar de forma eficiente toda la comida que se introducirá a temperatura ambiente. Es recomendable que antes de ir a la compra lo pongamos a -27º o a -24º, en función del frigorífico que tengamos (función Fastfreeze en Beko), así cuando volvemos del supermercado, el congelador estará a la temperatura adecuada para congelar los alimentos. Una vez congelados lo volvemos a poner a -18º en la función eco, con el objetivo de mantener la temperatura.

Uno de los errores más comunes es creer que los programas de lavado corto son los que más ahorran.

Siguiendo con los electrodomésticos que más consumen, nos encontramos con las lavadoras que suponen un 11,8% del consumo eléctrico de un hogar. Es recomendable seguir las indicaciones de carga de cada programa para obtener los mejores resultados con el menor consumo.

Por ello, y siguiendo su filosofía de respeto por el medio ambiente y el ahorro energético, Beko trabaja para producir electrodomésticos eficaces y responsables, como por ejemplo, lavadoras capaces de trabajar con altas capacidades (9kg) y ahorrar un 70% más de energía que otras lavadoras de clase A+++.

Otro consejo importante es el de utilizar el programa eco, que es el que menos consume, ya que utiliza casi el 100% de cada kw que está usando. Así pues, aunque el lavado dure más tiempo, no se consume ni más agua ni más energía, es más, con los programas ECO se puede ahorrar hasta un 50% de agua y energía. Hay que tener en cuenta que cuando seleccionamos funciones rápidas, el consumo de agua y energía siempre es superior.

De la misma manera que la lavadora, el lavavajillas, que supone el 6,1% del consumo eléctrico, utiliza la mayor parte de la energía, un 90%, para calentar el agua. Es por ello que lo más beneficioso para tu factura energética radica en cargarlo al máximo y, de nuevo, utilizar el programa eco. Otro factor significativo consiste en limpiar el filtro y revisar los niveles de abrillantador y sal, en tanto que un buen mantenimiento mejora el rendimiento energético.

El horno supone un 8,3 % del consumo de energía del hogar, además es un gran consumidor de energía al generar calor en muy altas temperaturas en un periodo breve de tiempo. Por ello es mejor cocinar varios alimentos a la vez y no abrir la puerta muchas veces para comprobar la cocción, ya que cada vez que se hace se pierde un 20% de la energía acumulada. Otro consejo práctico es apagarlo antes de finalizar la cocción para utilizar el calor residual y ahorrar electricidad, de la misma manera que en la cocina eléctrica o la vitrocerámica.

Asimismo, el simple hecho de tener en cuenta que el fondo de las sartenes y ollas sea superior al tamaño de los fogones, y utilizar una tapa para que no sobresalga el calor y aprovecharlo al máximo, nos pueden ayudar a ahorrar hasta un 25% de energía.

Más información: Beko Electrodomésticos