10 datos que debemos saber sobre la malaria

Hoy se celebra el Día Mundial contra la Malaria o Paludismo, una enfermedad potencialmente mortal que sigue acabando con la vida de más de 400.000 personas al año en todo el mundo. El lema de la campaña de este año 2017 es «Acabemos con el paludismo para siempre», siendo la prevención la estrategia fundamental.

El África subsahariana es el principal afectado por eso, a partir de 2018 pondrá aprueba la primera vacuna contra la malaria. Kenia, Ghana y Malaui administrarán esta vacuna a niños, de 5 a 17 meses, en un ensayo de tres fases y servirá como herramienta de control.

Entre los síntomas del paludismo destacan la fiebre, las cefaleas y los vómitos, que generalmente aparecen 10 a 15 días después de la picadura del mosquito. Si no se trata rápidamente, el paludismo puede poner en peligro la vida del paciente en poco tiempo, pues altera el aporte de sangre a órganos vitales.

La OMS nos da 10 interesantes datos acerca de la malaria o paludismo.

1. La causa del paludismo es un parásito que se transmite a las personas por la picadura de mosquitos infectados

El paludismo es causado por parásitos del género Plasmodium, que se transmiten a las personas por la picadura de un vector infectado, el mosquito Anopheles. Solo lo transmiten determinadas especies del género Anopheles, siendo la Plasmodium falciparum la más mortífera, y únicamente las hembras de esas especies. 

2. Casi la mitad de la población mundial está expuesta al paludismo

En 2015, había un total estimado de 212 millones de casos, y se registraron unas 429 000 defunciones. Los niños de corta edad, las embarazadas y los viajeros no inmunes procedentes de zonas libres de paludismo son particularmente vulnerables en caso de infección.

3. Los niños menores de cinco años corren un riesgo muy elevado de sufrir paludismo

En las zonas con altas tasas de transmisión, los niños menores de cinco años están especialmente expuestos a ser infectados, a padecer la enfermedad y a fallecer a causa de ella. Más de dos terceras partes (un 70%) de todas las defunciones por paludismo se producen en este grupo de edad. En 2015, unos 303 000 niños africanos murieron antes de cumplir los cinco años.

4. Las tasas de mortalidad por paludismo están decayendo

Gracias al aumento de las medidas de control y prevención del paludismo, la carga de la enfermedad se está reduciendo notablemente en muchos lugares. Desde el año 2010, las tasas de mortalidad por paludismo han decaído más de un 29% en todo el mundo en todos los grupos etarios y un 35% entre los niños menores de cinco años.

5. Un diagnóstico precoz y un tratamiento inmediato del paludismo para evitar muertes

El diagnóstico y el tratamiento temprano del paludismo atenúan la enfermedad, evitan la muerte y contribuyen también a reducir la transmisión. El acceso a las pruebas de diagnóstico y al tratamiento no son solo un componente del control del paludismo, sino también un derecho fundamental de todas las poblaciones en riesgo. 

6. La aparición de resistencia a la artemisinina es muy preocupante

Se ha detectado resistencia de los parásitos a la artemisinina, el compuesto básico de los tratamientos combinados recomendados por la OMS para el paludismo no complicado, en cinco países de Asia Sudoriental: Camboya, Myanmar, República Democrática Popular Lao, Tailandia y Viet Nam. Sin embargo, los tratamientos combinados basados en la artemisinina siguen siendo muy efectivos en prácticamente todos los entornos, siempre que el otro fármaco de la combinación sea efectivo en la zona en cuestión.

7. Dormir bajo mosquiteros tratados con insecticidas de acción prolongada es una forma de protegerse contra el paludismo

Los mosquiteros tratados con insecticidas de acción prolongada son una protección personal contra las picaduras de mosquitos. Pueden utilizarse en zonas con gran transmisión del paludismo para proteger a la población en mayor riesgo, tales como niños pequeños y embarazadas. La eficacia de estos mosquiteros dura entre dos y tres años, en función del modelo y de las condiciones de utilización. Se estima que entre 2010 y 2015, la utilización de mosquiteros tratados con insecticida aumentó un 80% para todas las poblaciones de riesgo por esta enfermedad en el África subsahariana.

8. La fumigación de interiores con insecticidas de acción residual es la forma más eficaz de reducir rápidamente la transmisión del paludismo.

Los mejores resultados de la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual se consiguen cuando se fumiga al menos el 80% de las viviendas de la zona en cuestión. La fumigación de interiores es eficaz durante tres a seis meses, dependiendo del insecticida utilizado y del tipo de superficie sobre la que se aplica. Se están desarrollando insecticidas con acción residual más prolongada.

9. Las embarazadas corren un riesgo especial de contraer el paludismo

Las embarazadas corren un alto riesgo de morir por complicaciones del paludismo grave. Esta enfermedad puede también producir abortos espontáneos, partos prematuros, muerte prenatal y anemia materna grave, y es responsable de aproximadamente una tercera parte de los casos prevenibles de insuficiencia ponderal del recién nacido. Para las embarazadas que viven en zonas con tasas de transmisión, la OMS recomienda administrar a partir del segundo trimestre profilaxis intermitente en todos los controles prenatales programados.

10. El paludismo acarrea pérdidas económicas importantes en los países gravemente afectados

El paludismo atrapa a las familias y a las comunidades en una espiral de pobreza, afectando de forma desproporcionada a poblaciones pobres y marginadas que no pueden pagarse el tratamiento o tienen un acceso reducido a la atención sanitaria.