Las 10 dietas más populares de 2016

¿Objetivo de 2017? ¡Ponerse a dieta! Adelgazar es uno de los principales propósitos de año nuevo, pero no todas las dietas son saludables. A pesar de estar avaladas por famosas, muchas tienen efectos secundarios como el rebote o no aportar todos los nutrientes necesarios de una dieta sana.

Las peores dietas son las restrictivas, sin base científica, que prometen bajar mucho peso en poco tiempo, asociadas a «productos milagrosos»… Mientras que las mejores dietas son las que promueven hábitos saludables a medio-largo plazo con los que se consigue una pérdida de peso moderada, hasta 1,5 kg por semana y no más de 6 kg al mes. No se restringen grupos de alimentos, sino sus cantidades.

El Instituto Médico Europeo de la Obesidad ha hecho un ranking con las 10 dietas más populares en España en 2016, con distinción entre las 5 más saludables y las 5 menos indicadas.

Top 5 de las dietas menos saludables

1. La dieta de las pastillas quemagrasas

Tomar «pastillas milagro» sin prescripción medica con el objetivo de quemar grasa, perder peso o acelerar el metabolismo puede ser peligroso para la salud, incluso hay casos de muerte por fallo cardíaco o sobredosis. También pueden tener efecto rebote y otros efectos como hipertiroidismo.

2. La dieta depurativa con té

La pérdida de peso que se produce con la dieta depurativa basada en o teatoxing es principalmente de agua y masa muscular, por lo que puede producirse sensación de debilidad y mareo. Este plan nunca debe durar más de 2-3 días ya que no aporta proteínas ni grasas y produce falta de vitalidad, además de un posible efecto rebote.  Además a estas infusiones teatoxing a veces se le añaden otras plantas estimulantes como guaraná (no indicado en casos como embarazo o lactancia, insomnio, enfermedad cardiovascular) o sen, planta de efecto purgante que puede alterar el metabolismo, promover el colon irritable y la malabsorción de nutrientes.

3. La dieta cetogénica

Seguro que has oído hablar de la polémica dieta Dukan, Atkins o Scardal; son variantes de la dieta cetogénica, compuesta principalmente de verduras y proteínas, excluyendo fuentes de azúcar. Se basan en la cetosis, estado metabólico producido por la carencia de hidratos de carbono que induce al catabolismo de lípidos o grasas. Son  métodos que necesitan supervisión médica y tienen efectos secundarios: estreñimiento, dolor de cabeza, mayor riesgo de accidente cardíaco o cerebrovascular, aumento de cortisol en la sangre (estrés, ansiedad)… Para evitar el efecto rebote al finalizar la dieta, se necesita un estricto proceso progresivo para incorporar carbohidratos al menú, que variará en función de los kg perdidos.

4. La dieta de los zumos verdes

Son los conocidos popularmente como zumos detox, antiaging, anti-celultis o anti-estrés como los zumos verdes de verduras y frutas.  Aunque estos preparados multivitaminas tomados de forma regular ayudan a mejorar la salud, por sí solos no son una dieta adelgazante. No cumplen con los requisitos nutricionales y proteicos de una comida por lo que no deben ser sustitutivos.  Este tipo de dieta no debería de mantenerse durante más de 48h, ya que sino este sistema incompleto podría producir hipervitaminosis o conducir a la pérdida de masa muscular.

5. La dieta de los alimentos «limpios»

El clean eating o dieta de los alimentos limpios lo han puesto de moda muchos bloggeros y famosas. Una dieta que puede resultar extemadamente restrictiva, que puede derivar en trastornos alimentarios como la ortorexia u obsesión por la comida sana. Además no hay un consenso claro de qué alimentos son limpios, algunos excluyen los alimentos que tienen gluten o azúcar, cereales, lácteos… Es importante seguir una alimentación sana y variada pero sin extremos, nuestra dieta debe incluir verduras crudas, frutas, cereales integrales frente a harinas refinadas, limitar los alimentos procesados, etc

Top 5 de las dietas más saludables

1. La dieta 2.0

Los planes nutricionales generales por buenos que sean no están adaptados a cada persona en particular. Por eso cada vez más centros sanitarios y clínicas ofrecen la posibilidad de seguimiento on line personalizado al paciente. El coaching nutricional online te ayuda a perder peso gracias a tecnología, haciéndote un seguimiento a través de chat o videoconferencia con apps conectadas a un reloj o pulsera. El inconveniente podría ser la pérdida de contacto directo para el reconocimiento físico para evaluar problemas de salud y mediciones.

2. La dieta de los días alternos

Esta dieta alterna días depurativos, días de régimen y días sociales. Sí, has oído bien, te permite hacer vida social los fines de semana. Además ajusta las comidas al bioritmo humano teniendo en cuenta la actividad diurna y el descanso nocturno, incluye alimentos que previenen de enfermedades y reduce la sensación de hambre y ansiedad por la noche. Para seguir esta dieta hay que ser riguroso y asumir fielmente los días depurativos de la semana.

3. La dieta genética

La nutrigenética es una disciplina nutricional que adapta las pautas alimentarias y estilo de vida de cada paciente a su perfil genético. Un planteamiento enfocado a prevenir problemas de salud y enfermedades con predisposición genética, no a perder peso. Es pronto para disponer de resultados evidentes de la certeza de los estudios genéticos actuales.

4. La dieta circadiana

Otra dieta basada en los biorritmos para mejorar el estado de salud general, y de paso perder peso Adapta los distintos alimentos a cada momento del día, de esta forma, se favorecen los ciclos cerebrales, nerviosos, celulares, cardíacos y hormonales. Sigue los ciclos circadianos de nuestro cuerpo, con fase de activación de 6 de la mañana a 6 de la tarde, y fase de reposo a partir de esa hora hasta cerrar el ciclo noctuno.

5. Las dietas sin carne

La dieta vegetariana y vegana son las más populares, la vegetariana excluye los alimentos de animales sacrificados mientras que la vegana es más estricta y rechaza cualquier fuente de origen animal incluidos lácteos, huevos o miel. En ambos casos son dietas que ayudan a reducir las grasas saturadas y el colesterol, con menor riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares, además de reducir la incidencia de diferentes tipos de cáncer (colon, pulmón, mama, próstata) gracias a su contenido rico en fibra y vegetales antioxidantes.

Para seguir una dieta vegetariana y vegana hay que estar bien informado y saber cómo compensar a diario carencias de hierro, calcio, zinc, Omega 3, proteínas y vitaminas D y B12. Además, para bajar peso es importante controlar la ingesta de carbohidratos y azúcares durante el día para evitar que se formen depósitos de grasa pro exceso de glucosa y glucógeno.

Y tú, ¿has seguido alguna dieta para perder peso? Cuéntanos tu experiencia en nuestra Comunidad de Salud Hogarmania.