Claves para ser un manitas

Claves para ser un manitas

¿Cuál es la diferencia entre un manitas y un manazas del bricolaje? Aquí os damos algunas claves que te ayudarán a ser un auténtico manitas porque, contrario a lo que se piensa, para ser un buen amante del bricolaje, no es necesario tener una caja de herramientas con el último modelo de taladro, ni necesitar un taller para desarrollar tus tareas. Si te gusta el bricolaje y haces tus pequeños arreglos en casa, sólo necesitas algunos conocimientos básicos y fijarse en los detalles. Pero, ¿quieres saber más?

El orden en el bricolaje

A la hora de realizar una tarea de bricolaje, y que marcará la diferencia entre ser un manitas y un manazas, es el orden. Es importante, controlar qué herramientas y materiales son los necesarios para llevar a cabo la tarea y tenerlos a mano. Por ejemplo, a la hora de montar un mueble en kit, deberemos colocar todas las piezas bien ordenadas para tenerlas preparadas y sin perder piezas ya que de lo contrario no podremos acabar con la tarea. Lo mismo, a la hora de desmontar un objeto. Si etiquetas cada pieza, te resultará más fácil cuando tengas que montarlo de nuevo.

Otro motivo por el que el orden es importante, es para guardar materiales que puedas utilizar en otra ocasión. Recuerda cerrar bien los botes de pintura y guardarlos en una zona libre de humedades para reutilizarla en caso de necesitarlo. En el caso de los tornillos, clavos o arandelas el orden es básico. Guárdalos en cajas individuales según su tamaño.

El manitas sabe limpiar

Otra de las claves que caracteriza a un manitas es la limpieza. Una vez que acabes con la tarea, ya sea una tarea de pintura, una tarea de albañilería o de jardinería, la limpieza es clave. Acuérdate siempre de cubrir las superficies para manchar lo menos posible. Y una vez terminada la tarea, limpia a conciencia la zona. Verás cómo te lo agradecen y dará la sensación de que eres un auténtico bricolador.

Recuerda también limpiar las herramientas, las paletas y llanas siempre limpias, sobretodo con materiales como cemento, yeso,… lo mismo con pinceles. Incluso la ropa de trabajo debe estar limpia.

Más vale maña que fuerza

En este caso el refrán tiene razón, utiliza las herramientas especificas para la tarea asignada, no intentes hacer “apaños”, eso no es bricolaje, es una chapuza. Y si no tienes lo necesario, apóyate en amigos, o conocidos que te puedan echar una mano, ya sea ayudándote en la tarea o prestándote lo que necesites. Eso si, recuerda siempre devolverlas a su dueño una vez hayas acabado con la tarea. Además, hacer las tareas en equipo ayuda a que la tarea sea más amena y el resultado sea el deseado. Sobretodo en tareas tediosas o de mucho esfuerzo como quitar el papel de una estancia o colocar un suelo.

Compra los materiales que necesites y un poco más. Hay maneras de calcular, por ejemplo cuántos azulejos se necesitan para cubrir una pared o cuánta pintura para cubrir una pared. Si desconoces las medidas consulta al vendedor antes de comprar. Intenta ajustarte a esa cantidad con un ligero margen por encima. Pero sólo un poco, de esta manera ahorrarás y no tendrás problemas a la hora de acumular sobrantes.

En definitiva, el orden, la limpieza y la maña serán claves para ser una auténtico manitas del bricolaje. Y con un poco de tiempo e ideas, puedes crear lo que quieras para tu casa o tu jardín.