Desayuno con secretos

A pesar de que hace unos meses hablamos sobre varios misterios relacionados con la comida más importante del día, es decir, el desayuno, en este artículo vamos a ampliar un poco más los secretos que esconde la primera comida diaria.

Ahora es cuando recordamos lo que dicen los nutricionistas: “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”. Como su propio nombre dice, la palabra desayuno significa acabar con el ayuno nocturno, pero además activa el metabolismo y aporta la energía necesaria para encarar el día de la mejor manera posible.

Solamente la mitad de los españoles realiza un desayuno completo, según datos de la última Encuesta Nacional de Salud. Un 21% desayuna fuera de casa y un 6% no desayuna, lo que es un craso error.

A continuación, presentamos los 11 secretos que debes conocer en relación al desayuno:

– En primer lugar, desayunar ayuda a prevenir el sobrepeso. Llegaremos a la hora de comer saciados y no “picaremos” entre horas, ya que controlaremos la ansiedad

– Un desayuno tiene que durar entre 20 y 30 minutos, igual que las otras comidas del día.

Variedad en lo que se refiere a los alimentos que componen el desayuno, al igual que hacemos con las cenas y las comidas.

– El hecho de no desayunar y comer algo antes de salir de casa o camino al trabajo/escuela es una forma de reflejar un desorden nutritivo.

– A veces decimos que “a esas horas no tenemos hambre”. La solución pasa por no hacer cenas pesadas y a horas tardías y dejar tiempo al estómago para que “genere apetito” cuando nos levantamos.

– Podemos realizar el desayuno en dos tomas, una en casa y otra a media mañana, siempre y cuando no nos acostumbremos a sobrepasar el 25% de la ingesta de calorías diaria que debe ser la de esta primera comida del día.

– El hecho o la costumbre de desayunar debe ser algo que se aprenda desde bien «pequeñito», no es fácil adquirir este hábito cuando ya somos mayores. Mejor que se acostumbren desde niños, para que lo continúen en su etapa adulta.

– No es recomendable hacer un “desayuno europeo”, es decir, comer huevos revueltos, bacon, salchichas, etc. porque luego nosotros comemos normal, mientras que los que acostumbran a desayunar este tipo de alimentos no. Por ello, si desayunamos de esta forma, tendremos que comer menos para equilibrar la dieta diaria.

– Desayunar fuera de casa es más caro que hacerlo en tu propio hogar, recuérdalo porque te puedes ahorrar mucho dinero al año.

– Mejor omitimos los alimentos calóricos, a menos que vayamos a hacer ejercicio en las horas siguientes. Lo ideal es desayunar lácteos, frutas, cereales – integrales-, y una grasa complementaria.

– El no desayunar influye en el mal humor ya que después de 8 horas sin comer nada, nuestros niveles de glucosa se ven reducidos, con lo nos veremos decaídos, con mal humor y faltos de concentración.

Desvelados todos estos secretos que esconde el desayuno, es hora de que seas sincero… ¿desayunos habitualmente o no? Si la respuesta es negativa, te convendría hacerlo… ;)

Gracias a el Huffington Post por servirnos como fuente de inspiración.