Cuanto más cara, más rica

La conclusión de un estudio realizado por la Universidad de Cornell (EEUU) es la siguiente: las personas que pagan más dinero por la comida, la perciben como más sabrosa. Es decir, si los alimentos son “baratos”, no los valoran, les parecen corrientes.

En cambio, cuanto más cara es la comida, mejor sabe. Así lo certifica un estudio realizado a 139 personas, a las que se les ofreció un bufet libre de 4 u 8 dólares. Unos eligieron el más barato y otros el caro. Pero lo que no sabían es que la comida era la misma.

En el estudio se pidió a los participantes que valorasen la comida en una escala del 1 al 9. Pues bien, las personas que apostaron por el menú más caro, el de 8 dólares, dieron una puntuación mucho más alta (un 11% más) que los que pagaron 4 dólares por el menú más asequible.

El autor del estudio, Ozge Sigirvi, opina lo siguiente: “la fijación de los precios afecta en gran medida a cómo nos vamos a sentir acerca de lo que vamos a comer y de cómo vamos a evaluar el restaurante”.

Lo que sí es cierto es que el precio no fue un factor condicionante a la hora de comer una mayor o menor cantidad, pero sí a la hora de valorar el producto. Este estudio refleja cómo funciona la mente humana, su relación e interacción con los alimentos.

¿Qué opinas? ;)

Fuente: Muy Interesante