Una segunda oportunidad para los alimentos

Gracias a FACUA nos enteramos de que Francia ha tomado la decisión de obligar a los supermercados de más de 400 metros cuadrados a donar sus alimentos sobrantes.

Con el objetivo de reducir el consumo de energía, se ha aprobado en Francia la Ley de Transición Energética. Mientras, en España, FACUA promueve una campaña parecida para disminuir el número de alimentos desperdiciados.

Por lo tanto, a partir del 1 de julio de 2016 los supermercados tendrán que destinar sus productos sobrantes a dos fines: para el uso de abono agrícola y la alimentación animal. Se busca que el número de alimentos desechados se reduzca y que el consumo sea más responsable.

Otro de los objetivos importantes es que para 2050 se pueda reducir a la mitad el consumo de energía. Con esta ley, además, se quiere promover el trasporte eléctrico, las energías renovables, renovar la edificación y limitar el uso de la energía nuclear.

En España, se pretende reeditar estas medidas por parte de FACUA con lo que han creado una campaña que lleva como lema “lucha contra los supermercados que desperdician alimentos”. Esta asociación ha realizado una encuesta para conocer el destino depara a los alimentos que no se llegan a vender, una información que parece “top secret”.

Los productos pueden dejar de venderse por la cercanía de su fecha de caducidad, que hayan caducado hace pocas fechas o que el envase esté deteriorado. Por estas causas, muchos productos son desechados, con lo que se pide que sean donados: a comedores sociales, parroquias y demás organizaciones solidarias.

Gracias a FACUA por la información ;)