¿Cómo ha evolucionado la lencería femenina?

La lencería hoy es un arma de seducción femenina. Sujetadores, bragas, culottes, tangas, corsés, babydoll… en formas y colores revolucionarios que ayudan a realzar nuestra figura y disimular complejillos como poco pecho o trasero caído. De los antiguos conjuntos tamaño XXL color carne al color, transparencias, encajes y tamaños mini. ¿Quieres ver cómo ha evolucionado la ropa interior?

Aunque se pensaba que el sujetador era un invento del siglo XIX parece que su origen se remonta al siglo XV. Y es que una arquéologa ha descubierto lencería medieval realizando sus trabajos en un castillo de Austria. Éste es el sujetador que encontraron:

París ha querido rendir un homenaje a las prendas íntimas convirtiéndolas en objeto de museo y protagonistas de la exposición Lingerie Française del Espacio Pierre Cardin. Éstos son algunos de los conjuntos de ropa interior expuestos:
Sujetadores de triángulo con transparencias.


Culottes, sujetadores armados y corsés con ligas.
Los detalles en encaje y baydoll.
Sujetadores y bragas armadas con transparencias.
El rojo pasión invade transparencias de sujetadores, braguitas y culottes.
Bragas pantalón para remodelar trasero y muslos.
Corsés y monos de pata corta.
Sujetadores con relleno para realzar el pecho y aumentar tallas visualmente.
La revolución del tanga que deja al descubierto el trasero.
Sujetadores color carne y tirantes transparentes para ser invisibles con ropa.
El encaje da el punto más sofisticado y elegante a los conjuntos de ropa interior.



¿Qué os parece la evolución de nuestra ropa interior?