Dulces sueños…

Dulces sueñosSeguro que os pasado más de una vez. Después de una cena copiosa os habéis acostado temprano y habéis pasado una noche rara: sueños sin sentido, otros que parecen realidad, pesadillas, etc. Y os preguntaréis… ¿por qué? Pues bien, nuestro estómago tiene la culpa.

La verdad es que nadie se pone de acuerdo en qué son realmente los sueños. Algunos piensan que son partes de nuestro subconsciente que florecen; otros, que son recuerdos de vidas anteriores; los más rebuscados, que en realidad es nuestra vida real y que cuando nos despertamos en realidad nos desconectamos ¿?… un poco Matrix ¿no? En definitiva, es uno de los grandes enigmas psicológicos y neurológicos de la ciencia.

Uno de los eruditos en estos temas es John Allan Hobson, profesor de psiquiatría de la Harvard Medical Scholl. Según él, “los sueños son siempre inverosímiles” cenemos lo que cenemos. Eso sí, cuando tomamos alimentos indigestos, pesados o comemos mucho antes de irnos a los brazos de Morfeo, nuestro estómago tiene una mayor actividad de la habitual, lo que provoca que nos despertemos breve y constantemente durante toda la noche. Y entonces es cuando retenemos diversas partes de lo que estábamos soñando.

Por ello, al levantarnos por la mañana, nuestro cerebro une todos esos recuerdos o sensaciones y nos da la sensación de que hemos soñado más y además, sin sentido, historias inconexas. Es nuestro estómago, que nos engaña.

Con lo que ya sabéis, si queréis dormir como angelitos y levantaros a las mañanas con buenos recuerdos (en ocasiones, demasiado buenos) tomad una cena ligera.

Podéis ojear nuestro recetario

Por cierto ¿cuál ha sido vuestro sueño más raro? ;)

Fuente: Que.es