¡No dejes a tu perro en el coche!

Con el verano llegan las altas temperaturas y, con ellas, uno de los grandes enemigos de nuestras mascotas: los golpes de calor. El calor excesivo les afecta más que a las personas porque tienen más dificultades para reducir su temperatura corporal por sí solos, por lo que debemos ser nosotros quienes les protejamos del calor y evitemos que los pobres se cuezan en los meses de verano.

Muchos animales pierden la vida en estas épocas debido a la irresponsabilidad de sus amos. Parece mentira que haya todavía amos que dejan a sus mascotas «5 minutos de nada» dentro el coche mientras van a comprar el pan o el periódico pues, aún cuando les dejemos con las ventanillas bajadas, esto puede suponer un riesgo mortal para el perro. Esto se agrava si el animal pertenece a una raza de nariz achatada como los bulldog o los carlinos, pues estos perros tienen una menor tolerancia al calor.

¡No dejes a tu mascota a pleno sol en los meses de verano! Ayúdalo a hidratarse y llévalo al veterinario al menor síntoma de golpe de calor. Una actuación rápida por tu parte puede salvarle la vida.